/

Chile: Prostis dan la hora con videollamadas

Actualizado el 16 mayo, 2020

Santiago de Chile. Cuando el club nocturno en el que promocionaba sus negocios en el sur de Chile fue cerrado por las autoridades al extenderse el brote de coronavirus, Camila Hormazábal se quedó sin acceso a su única fuente de ingresos.


En línea

La trabajadora sexual de 24 años, que exhibe varios tatuajes en su cuerpo, solía encontrar clientes en un bar del centro de la ciudad sureña de Concepción, en una ocupación que durante cuatro años le permitió ganar 715 dólares al mes. Pero de la noche a la mañana todo eso se esfumó. Sin tener manera de pagar sus cuentas, Hormazábal decidió entonces recurrir a las videollamadas desde su apartamento y le pidió a sus clientes habituales que la encontraran en línea.

Más de 60 mil

“Las videollamadas que hago igual aportan en algo, pero obviamente no es lo mismo, ya que ni siquiera el mínimo (de lo que puede obtener en un día) gano ahora”, dijo a Reuters por teléfono. En Chile, más de las tres cuartas partes de las al menos 60.000 trabajadoras sexuales son el único sustento de sus hogares y tienen al menos un dependiente, de acuerdo a la Fundación Margen, que les brinda apoyo social, legal y emocional. Con la necesidad urgente de reemplazar los ingresos perdidos, muchas cambiaron a servicios en línea, ofreciendo a sus clientes videollamadas, fotografías eróticas y videos.

El dato

Las prostitutas mayores, que no tenían conocimientos tecnológicos, han sido capacitadas por una generación más joven y de clase media que financian sus estudios vendiendo sexo en línea, según la Fundación Margen.

Nota Anterior

78.7% de padres no sacará a sus hijos a la calle

Siguiente Nota

Chongazo por mercas de La Parada

Lo último de EDICIÓN IMPRESA