/

‘Cochino del Tren’ cobró bono

Actualizado el 8 mayo, 2020

Daniel Livimoro Yepez ‘el Loco del Tren’, pasaría los próximos tres años en un penal por el delito contra la Salud Pública – Contaminación y Propagación. Durante el interrogatorio policial, el sujeto admitió además haber sido un beneficiario del bono de dinero ofrecido por el gobierno ante el Estado de Emergencia.

Arrepentido

El sujeto dijo haber cometido el deplorable acto en estado de ebriedad y se mostró arrepentido. No es un chiquillo, con treinta y tres años y según el sistema RENIEC, omiso al sufragio, ‘el Loco del Tren’ era consciente de sus actos. «El primer bono me depositaron 380, como dijeron que iban a depositar la otra mitad. Por eso mandé el mensaje», trata de explicar el sujeto al ser interrogado por el mayor Ricardo Vargas, comisario de Santa Elizabeth.

Precisamente está unidad policial investigó que el ‘Loco del Tren’, al parecer molesto por no verse beneficiado otra vez con el subsidio de dinero, subió el video donde se le ve esparciendo sus flujos nasales en barandas y otras partes del tren 17 del Metro de Lima.

Borracho

Daniel Livimoro, intentó justificar su delito, diciendo haber estado bajo los efectos del alcohol. «Estaba en estado de ebriedad, había tomado licor. Así que no era consciente de mis actos. Lo hice porque estaba ebrio», sostuvo Livimoro que habría pasado todo el día en Gamarra, en en distrito de La Victoria.

investigación penal

Al sujeto se le abrió una investigación penal. Así lo informó en sus redes sociales el Ministerio Público que dispuso que las indagaciones estarán a cargo del 2° Despacho de la 4º Fiscalía Provincial Penal Corporativa de San Juan de Lurigancho.

El dato

A Livimoro se le hizo un examen de COVID-19, como parte de las diligencias. El resultado de la prueba fue negativa. En las próximas horas se sabrá su destino final.

Nota Anterior

San Juan de Miraflores: Malditos roban pensión y bono a abuelita

Siguiente Nota

Micheille Soifer dejó atrás sus 80 kilos de peso y luce figurita tras someterse a la manga gástrica

Lo último de EDICIÓN IMPRESA