Condenan a 12 años de prisión a asesino de exalcalde de Huaranchal

Odar Mendoza Rodríguez es acusado de haber asesinado al exalcalde del distrito de Huaranchal, provincia de Otuzco, departamento de La Libertad.

Actualizado el 6 agosto, 2020

El asesinato ocurrió el pasado 12 de marzo de 2017, cuando el fallecido Segundo Edilberto Tocto Alvarado, exalcalde del distrito de Huaranchal de la provincia de Otuzco, en La Libertad, regresaba del caserío el Lajón, a bordo de un cargador frontal y acompañado de dos trabajadores de su municipio.



Durante el trayecto, el vehículo de carga pesada dañó la balanza de un comerciante, el incidente no fue advertido por la autoridad, quien luego fue interceptado por dos delincuentes que llegaron en una motocicleta.

Los sujetos le acusaron por el daño a la balanza y luego de una acalorada discusión, Odar Mendoza Rodríguez sacó un arma de fuego y disparó contra el abdomen del alcalde, provocándole la muerte, el asesino trató de escapar.


Mira también: Detienen a policía acusado de extorsionar a madre con 1000 soles

Meses después, el responsable de la muerte de la autoridad, logró ser detenido y desde el año pasado se encuentra internado en el penal hasta hoy que se realizó su juicio y se confirmó su condena.

PRISIÓN A ASESINO

Mediante una audiencia virtual, el Poder Judicial dictó 12 años de prisión contra Odar Mendoza Rodríguez, por el delito de homicidio calificado en grado de tentativa en agravio de Segundo Edilberto Tocto Alvarado, exalcalde del distrito de Huaranchal de la provincia de Otuzco, en La Libertad.

La acusación fue sustentada por la fiscal Deysi Marixel Saldaña More, titular de la Fiscalía Provincial Mixta Corporativa de Otuzco. Cabe señalar que Mendoza Rodríguez también deberá pagar 30 mil soles de reparación civil.

Puedes ver también: «Chamo» llora al ser detenido luego de intentar robar peluquería

Nota Anterior

Toño Centella muestra conversaciones de esposa con ‘Zaperokito’: “Le decía mi amor”

Siguiente Nota

Niña muere y su madre queda grave por bala perdida