Crece violencia contra las mujeres en pleno estado de emergencia

Mujeres son asesinadas en Piura y a las autoridades parece importarles poco, ya que hasta el día de hoy no se les hace justicia.

Actualizado el 9 agosto, 2020

La violencia contra mujeres en Piura no cesa, por el contrario, los casos de feminicidios en esta región del país parecen ir en aumento durante el estado de emergencia. Este es el caso de Lucero (26 años), la hija de Araceli More, quien fue asesinada violentamente en su casa ubicada en el centro poblado de Jibito, en Sullana, Piura. Ella deja dos hijos y una pareja que la celaba constantemente, sindicada como la responsable, pero que al día de hoy sigue libre.



“Yo cuando vi a mi hija estaba tapada en su cama, la destapé y vi que no reaccionaba, intenté que se reincorpore, pero estaba muerta. Así que salí desesperada a pedir ayuda, por qué le hicieron eso a mi hija”, dijo en diálogo con Exitosa, Piura.

Se despidió de su familia, pero luego su madre conoció – por amigos y compañeros de Lucero – que no había ido a trabajar, al ir a buscarla se dio con la sorpresa que estaba tapada en su cama, bajo las mantas se encontraba su cuerpo desnudo con golpes y con síntomas de haber sido asesinada violentamente. La necropsia arrojó muerte por asfixia.

Luego de ello, tras varios meses, Araceli More lamenta que el presunto responsable siga libre y las investigaciones no avancen como es debido, ya que al día de hoy no se procedió a hacer la prueba de luminol: “yo responsabilizo a la pareja de mi hija, él es Jaime Alberto Herrera Castillo. Si él no es el culpable por qué jamás se apareció. Yo antes ya la había visto con golpes, pero ella decía que se había caído y no lo acusaba”

No es el único caso. También se registró hace algunos meses el asesinato de Indaura María Aguilar Guerrero de 48 años, quien fue asesinada de 96 puñaladas por su pareja en el distrito de Frías, en Ayabaca, en Piura. Mientras que, en mayo reciente el cuerpo de Iría García Ramírez, de 35 años, apareció sin vida en una carretera de Chalaco, en Morropón, Piura. Estos son solo tres casos de mujeres que han sido víctimas de la violencia en Piura.

Puedes ver también: Abuelita de 103 años venció al COVID-19

Nota Anterior

Abuelita de 103 años venció al COVID-19

Siguiente Nota

Colegio Médico: “Tenemos que hacer cuarentenas focalizadas”

Lo último de ACTUALIDAD