/

Cultivar la autoestima, un ‘arma’ contra feminicidios

Actualizado el 20 enero, 2020

“Los actos de violencia que vivimos no solo son cuestión de género, sino también de cultura y la falta de atención en la salud mental”, afirmó la especialista en empoderamiento y liderazgo femenino, Ítala Ureta directora de la ONG Mujer Asertiva, tras considerar que este tema necesita un tratamiento global que incluya como parte de la solución la terapia psicológica para trabajar en la autoestima de las mujeres, varones y niños y así prevenir más feminicidios.

Esto se debe dar, prosiguió Ítala Ureta, a través de la implementación de talleres para padres, en los centros educativos en inicial, primaria y secundaria, donde se les explique a los progenitores que ellos son los responsables de formar la autoestima de sus hijos y que es el hogar justamente se forma la personalidad de los chicos.

PAPÁS, TOMEN CONCIENCIA

“Es importante enseñarles a los padres a tomar conciencia de que el castigo físico, la disciplina con rabia, el rechazo, el abandono emocional, la violencia sexual, la sobreprotección, la crítica, la impaciencia, el egoísmo, el favoritismo, el perfeccionismo, las incoherencias entre otros, destruyen la autoestima del niño o niña, los hace crecer inseguros e incapaces de tomar buenas decisiones por sí mismos, pues serán muy influenciables”, detalló la especialista.

La autoestima es el amor o consideración que uno tiene de sí mismo; es fundamental que se desarrolle en una persona el amor propio porque así tendrá mayor conciencia y seguridad al momento de tomar decisiones fundamentales en su vida, como elegir una pareja, estudiar una profesión y hasta tener un cuidado equilibrado de su salud física y mental, finaliza.

BAJA AUTOESTIMA

Una persona con baja autoestima es muy fácil de manipular y a menudo actúa de manera impulsiva, pues se deja llevar por sus carencias psicológicas y emociones negativas o dañinas aprendidas en el hogar. Por lo general, cuando les toca elegir pareja lo hacen guiados por sus carencias de afecto, aceptación y afirmación. En el peor de los casos, se convierten en personas altamente agresivas y controladoras, explicó Ítala Ureta.

Nota Anterior

Venezolanos masacran familia de veterinarios para robar Ketamina

Siguiente Nota

Lima se queda sin espacio

Lo último de ACTUALIDAD