//

Estrangulan a contadora en su cuarto

Chorrillos: Estrangulan a contadora en su cuarto
Actualizado el 12 diciembre, 2019

Una joven asistente contable es la víctima número 160 de Feminicidio en lo que va del año. Se trata de Joshueny Muñoz Bravo que con apenas 23 años, dejó de vivir con su familia en busca de un futuro mejor, con un buen trabajo en una empresa minera. La muchacha fue encontrada muerta, con signos de estrangulamiento, dentro del cuarto que alquilaba en Chorrillos.



Escucharon gritos

Un misterioso mensaje dejado, daría a entender que la joven habría tenido una relación con un venezolano, que la acosaba. Hace dos semanas la víctima terminó una relación amorosa. Desde hace tres meses, Joshueny Muñóz alquilaba un cuarto en la cuadra 1 de la avenida San Luis en la urbanización Villa Marina. Según el testimonio de una de las encargadas del inmueble; Claudia Villar (35), durante la madrugada del martes, escucha golpes y gritos provenientes del cuarto de la joven. Una hora después pudo ver la silueta de dos personas. Villar cuenta que tocó varias veces la puerta de la habitación pero nunca obtuvo respuesta. Entonces decide llamar a los agentes de la comisaría de Villa Chorrillos. Con presencia policial, se descubre la escena. Tapada con unas sábanas y desnuda, estaba Joshueny.

Mensaje en el espejo

“La estrangularon. Tiene golpes en el cuerpo. No querían que se descubra nada”, contó un familiar de la muchacha. Lo que dejó estupefactos a los presentes fue encontrar un mensaje en el espejo de la habitación revuelta. ‘No te metas con el veneco´. Se lee en la frase hecha al parecer con restos de un labial rojo. Para la familia se trata de un feminicidio, pues aseguran que a la víctima no le robaron sus objetos de valor; como la laptop, equipo de sonido y dinero. “Lo único que no hemos encontrado es su celular y documentos. La Policía ya maneja una hipótesis”, subrayan.

 

 

Chamo la acosaba

Los familiares comentan que hace dos semanas Joshueny terminó una relación amorosa con un chico del que no saben su nombre. Agregan que también era acosada por un venezolano de nombre José Luis, de tez blanca, que vende salchipapas a pocos metros del trabajo de ella, en Chorrillos. “Ella le decía que tenía enamorado. El extranjero era muy insistente. No la dejaba tranquila. Son los sospechosos y están sin identificar”.

El dato

Al inmueble solo se puede ingresar con llave, lo mismo que para salir. Por lo que él o los responsables del crimen ya habrían llegado al lugar antes o por lo menos eran conocidos de la víctima.

Giancarlo Andía

Nota Anterior

Bailó con su asesino antes de morir

Siguiente Nota

Traerán a Eliane Karp de EE.UU.

Lo último de EDICIÓN IMPRESA