/

Expareja le destruyó la vida a enfermera

Actualizado el 21 julio, 2021

Rompe su silencio y pide justicia. La enfermera Cirila Guzmán Ricra de 43 años, acusa a su expareja, Juan Carlos Sacsara, de dejarla parapléjica tras agredirla dentro de un hostal. “Me manipuló para que no cuente la verdad y al final me abandonó. Mi vida no volverá a ser la misma”, exclama.





El primero de enero del 2020, la pareja con cinco años de relación recibe el año nuevo en la habitación del hospedaje ubicado en Santa Anita. La víctima denuncia que todo ocurre después de comer unos chocolates. “Con sus piernas me sujetó del cuello, yo le dije que me dolía, Juan Carlos solo se reía. Luego sentí un estremezón y dejé de sentir mi cuerpo.

Mira además: Se sacan la mugre con moto robada


Él me dijo que si contaba la verdad no me podría ayudar, que algo le iba a pasar a mi hijo”, explicó Cirila que en ese momento dijo haberse caído. Luego de más de treinta días en coma inducido y dos operaciones a las cuatro clavículas lesionadas, la enfermera reaccionó, para no encontrar a Sacsara a su lado.

“Siempre fue brusco, me mordía los hombros. Yo no decía nada, pero al ver que me destrozó la vida decido contar todo”, añadió Guzmán Ricra. Sacsara fue buscado por el dominical ‘Día D’, donde ratificó la primera versión de su expareja.

En tanto, Cirila busca que la investigación se reabra con su nuevo testimonio en busca de justicia. “Él me mandó al infierno”, sentenció.

HUYE PARA VIVIR

De otro lado, una madre de familia viajó a Lima desde Ayacucho tras recibir una brutal golpiza de su pareja. La señora Edith, que prefiere no revelar su paradero, explicó que parte del ataque fue grabado en un celular por su niña de 8 años.

Entérate de más: Lo descubren robándose vacuna en pleno “Vacunatón”

“No sé cómo tuvo las fuerzas, pero ahora tenemos una prueba porque él siempre lo negaba para quedar libre”. El agresor fue identificado como Donald Ayala de 33 años, que registra denuncias desde el 2012. La agraviada denuncia que el caso se encuentra estancado.

el dato

Cirila Guzmán espera que se reabra la investigación para dar su nuevo y valiente testimonio a las autoridades porque ya no teme al abusador.

Nota Anterior

Agarran al feroz ‘Viejo’ por asaltos

Siguiente Nota

Chamos ‘delivery’ robaban bien feo

Lo último de EDICIÓN IMPRESA