/

‘Repartidores’ acribillan a papito en fiesta infantil

Actualizado el 13 septiembre, 2021

Sin importarles la presencia de niños, sicarios que se hicieron pasar como repartidores por delivery ingresaron a una casa del Callao donde se realizaba una fiesta infantil y acribillaron a uno de sus asistentes.





Los asistentes de la matiné, así como los vecinos del Barrio Fiscal N° 2 se mostraron conmocionados con el crimen de Renzo Paolo Atoche Hurtado (33), pues aseguran que era un padre de familia que no tenía problemas con nadie.

Mira además: Lo matan y arrojan cadáver con mensaje de advertencia


De acuerdo a la versión de testigos, fueron dos delincuentes que con mochilas de la empresa de reparto Rapidd ingresaron caminando por las rejas del Jr. Apurimac.

Tras cubrirse el rostro con las capuchas de sus poleras caminaron hacia el domicilio de la víctima, un inmueble ubicado en el Barrio Fiscal N° 02 Casa N° 14, se realizaba una fiesta infantil.

Con armas de fuego en la mano irrumpieron en la reunión y ante la aterrorizada mirada de niños y adultos dispararon varias veces contra Atoche Hurtado.

En un patrullero del Escuadrón de Emergencias del Callao, el herido fue trasladado al hospital Daniel Alcides Carrión, pero los médicos no pudieron salvarlo, pues las balas comprometieron órganos vitales.

Los vecinos comentaron que las rejas instaladas para prevenir los robos permanecían cerradas, pero ahora tienen que estar abiertas debido a los trabajos en las pistas que se realizan en los alrededores.

Entérate de más: Chamos asaltan joyería en pleno partido Perú-Brasil

Agentes del Depincri Callao y peritos en criminalística llegaron al lugar y recogieron varios casquillos de bala que serán analizados en los laboratorios de criminalística.

Asimismo, recorrieron la zona en busca de cámaras de seguridad que hayan registrado la llegada y huida de los asesinos. el dato Se conoció que la víctima no cuenta con antecedentes, ni requisitorias, por lo que se presume que los asesinos se hayan equivocado.

Nota Anterior

Pedían billetón por chibolo secuestrado

Siguiente Nota

Flavia Laos se da unos gustitos con lujosas compras en tiendas Prada y Balenciaga

Lo último de EDICIÓN IMPRESA