/

Incontinencia urinaria, nada que avergonzarse

Actualizado el 14 mayo, 2021

La Organización Mundial de la Salud (OMS), proyectó que más de 200 millones de personas padecen incontinencia urinaria a nivel mundial (2016).





Aunque tiene una mayor prevalencia en mujeres (en la edad de la menopausia hacia adelante) también en los hombres su probabilidad se incrementa con el paso de los años, sin diferenciar condiciones de sexo o raza. Según el Instituto nacional de Estadística e Informática (INEI), en nuestro país hay más de 4 millones de personas con más de 60 años, es decir, más del 13% de la población total del Perú, lo cual hace de la incontinencia urinaria un tema de salud pública importante.

Mira además: ¡Guerrera! Mujer con cáncer logra vencer al virus tras varias semanas de lucha


“La incontinencia urinaria o pérdida del control de la vejiga es de carácter fisiológico y puede producirse de manera involuntaria en el momento y/o lugares no adecuados.

Aunque no es propia solo de los mayores de 65 años, ni se considera una enfermedad peligrosa, puede generar un gran impacto psicológico y afecciones en la autoestima de quien la padece; capaz de provocar vergüenza, estrés, ansiedad o depresión”, sostiene el médico geriatra, Pedro Salomé.

Las personas mayores de 60 años no solo han sido las más vulnerables frente a la expansión de la pandemia por el coronavirus, sino que se han visto muy afectados en el desarrollo y atención de distintas enfermedades crónicas o patologías propias de la edad mayor.

Esa situación enfatiza en la importancia de promover los cuidados en el hogar hacia los adultos mayores o en las personas que vienen padeciendo diferentes condiciones tales como la incontinencia urinaria.

SÍNTOMAS Y RECOMENDACIONES

Existen diferentes tipos de incontinencia, las pérdidas de orina pueden ser menores y ocasionales o leves a moderadas con mayor frecuencia. El Dr. Salomé explica “Si la persona presenta entre una y dos pérdidas urinarias, o gotas de orina, durante el mes, es una manifestación aún leve, que requiere de la evaluación integral de un especialista para formular un posible tratamiento”.

Para ello, comenta que es necesario determinar el tipo incontinencia urinaria que se va a tratar:

-Incontinencia de esfuerzo. La orina se escapa cuando ejerces presión sobre la vejiga al toser, estornudar, reír, hacer ejercicio o levantar algo pesado.

-Incontinencia por rebosamiento. Goteo de orina frecuente o constante, debido a que la vejiga no se vacía por completo. -Incontinencia de urgencia. Necesidad repentina e intensa de orinar, seguida de una pérdida involuntaria de orina. La incontinencia de urgencia puede deberse a una afección menor, como una infección, o a una enfermedad, como un trastorno neurológico o diabetes. -Incontinencia funcional. Un deterioro físico o mental te impide llegar al baño a tiempo.

-Incontinencia mixta. Presencia de más de un tipo de incontinencia urinaria. En el cuidado de aquellas personas que padecen incontinencia urinaria, hay varios puntos a considerar. Una recomendación clave es mantener la piel seca con productos con alto nivel de absorción, “Es importante utilizar productos que permitan que la piel respire, pues esto va a permitir que la persona se mantenga seca por más tiempo y así poder reducir la posibilidad de irritaciones en la piel.

Entérate de más: La ATU advierte que unos 600 paraderos son peligro del virus

Además, esto debe acompañarse con adecuadas condiciones de higiene”, sostiene Daniela Larsen, Brand Manager de Cotidian, marca de cuidado e higiene del adulto. Se debe considerar que este tipo de productos, sean anatómicos y funcionales; que en su colocación no se ejerza gran adhesión y presión, cuidando el cambio recomendado según el nivel de incontinencia urinaria que se padezca.

El médico precisa que la situación de confinamiento, requiere de un mejor diálogo y supervisión de los adultos mayores. “Se debe procurar una comunicación que proporcione seguridad, que permita informar, sin reparos, cuántas veces se ha padecido la incontinencia durante el día, si se siente cómodo con el pañal o si requiere un cambio, si desea consultar, conversar o manifestar algún sentimiento”, indica el Dr. Salomé.

Nota Anterior

‘Tigres’ de Gareca sin sus vacunas

Siguiente Nota

Bolsas que ayudan a salvar el planeta

Lo último de ACTUALIDAD