/

Joven madre salva a su hijita de El ‘monstruo de Canto Rey’

Maldito violador se llevaba a pequeña de 4 años en mototaxi con su cómplice pero madre se abalanzó y se las Quitó

Joven madre salva a su hijita de El ‘monstruo de Canto Rey’
Actualizado el 11 marzo, 2022

Por los hijos hasta la vida. Con todas sus fuerzas una joven madre venezolana se enfrentó al sujeto que secuestró y violentó a su niña de apenas 4 años en San Juan de Lurigancho. El ‘monstruo de Canto Rey’, que registra varios antecedentes, tenía todo listo para llevarse a la pequeña a bordo de una mototaxi.





Vecinos y la Policía consiguieron reducirlo. No le importó golpear y jalonear a una pequeña indefensa, los bajos instintos de César Aldea Guevara, lo llevaron la noche del miércoles a cometer una atrocidad en agravio de su víctima.

Como una corazonada, la valiente progenitora, que trabaja como vendedora, se percata que algo malo pasaba tras observar que una mototaxi se movía de un lado a otro. “Mi niña estaba llorando. Cuando llego tenía los pantalones abajo. Ahí forcejee con todas mis fuerzas para que no se la lleve”, contó la mujer de 20 años.

También puedes leer: Dueño de bodega pide garantías para su vida y la de su familia

EN MOTOTAXI

La intención de César Aldea fue de subir por la fuerza a la niña a otra mototaxi conducida por un cómplice. “Mi pareja se dio cuenta cuando abrí la puerta a la bebé para que corriera y ahí todos me han ayudado para que el secuestrador no se vaya. Él también me agredió”, añadió la joven.

El examen practicado en Medicina Legal confirmó lesiones en la cabeza y piernas de la pequeña. Su progenitora también resultó con heridas. Sobre el ‘monstruo de Canto Rey’ fuentes de Karibeña confirmaron que cuenta con antecedentes por robo agravado y detenciones. Asimismo varias personas lo habrían reconocido como un peligroso raquetero.

Más noticias de La Karibeña

Nota Anterior

"Me estresa cocinar", Korina Rivadeneira revela que odia la cocina

Adolescentes del mal eran tremendos ladronazos
Siguiente Nota

Adolescentes del mal eran tremendos ladronazos

Lo último de EDICIÓN IMPRESA