Los Olivos: Maldito asesina a su expareja y la mete en bolsa

Actualizado el 15 abril, 2019

Cumplió con sus amenazas. El confeccionista José Luis Falcón Gutiérrez, de 30 años, golpeó y estranguló hasta la muerte a su ex pareja, Estefanny Flores Mendoza, de 20 años. El sujeto se metió a escondidas a la casa de la joven para esperarla, acabar con ella y luego esconder su cadáver dentro de una bolsa de rafia debajo de la cama de la muchacha. Con esta muerte, ya son 50 los feminicidios cometidos en lo que van del año en el  Perú.


Era muy posesivo

Ella ya había terminado su relación con José Luis, luego que el 23 de marzo él la intenta estrangular dentro del cuarto que el sujeto alquilaba en la avenida Tomás Valle, en San Martín de Porres.

“Era muy celoso y violento. Ella no quería denunciar por miedo. Decía que la justicia no iba a hacer nada por su caso, pero la acompañamos para darle valor”, contó su prima Nelly.

Desde entonces hasta la fecha, el sujeto habría intentado volver con la joven. Tras enterarse que ella estaba conociendo a otra persona, el confeccionista tomó  la decisión de matarla.

Fría confesión

La mañana de ayer, una llamada de la comisaría de Sol de Oro a la familia de la muchacha alertó de lo peor. “Se ha entregado un sujeto, dice que estranguló a su ex pareja y escondió su cuerpo debajo de la cama”, afirmaron.

De inmediato, los familiares de Estefanny llegaron a la casa, ubicada en pasaje Túpac Amaru, en el asentamiento humano 28 de Julio, en Los Olivos.

La mete en bolsa

El cadáver de la joven fue hallado dentro de una bolsa de rafia azul y blanca, con signos de estrangulamiento y golpes. Los restos fueron amarrados por su asesino con una soga roja en posición fetal.

“¡Es un maldito!, siempre la vivía. La manipulaba para que saque dinero y se lo dé para su negocio”, exclamaron los familiares.

José Luis Falcón contó a la Policía que se metió a la casa de su víctima aprovechando que los padres de esta dejaron la puerta entreabierta. “Ella tenía otro enamorado. La esperé en su cuarto, entró y golpeé su cabeza cuatro veces contra la pared. Luego la estrangulé hasta que dejó de respirar”, contó.

Un hermano de la joven escuchó parte del último suspiro de su hermana y al salir del baño encontró la puerta abierta sin imaginar lo peor.

La buscaron desesperados 

“Mi hija siempre estuvo ahí. La hemos buscado por varios lugares y ella estaba muerta en la casa. Quiero que ese sujeto se pudra en la cárcel. Que los policías que no hicieron nada cuando ella denunció se den cuenta que hoy mi hija pudo estar viva, pero ellos no atendieron su caso”, contó entre lágrimas, Carmen Mendoza, madre de la muchacha, que pidió la máxima condena para el feminicida.

Nota Anterior

La Victoria: George Forsyth baila al ritmo de huaynito en actividad vecinal

Siguiente Nota

Sicarios asesinan a entrenador de fútbol por no pagar cupos