/

MI HIJO NO CRECE

Actualizado el 31 mayo, 2020

DR. CÉSAR OLAYA

MÉDICO ENDOCRINÓLOGO

CMP: 26120 RNE: 17789

Llegamos al día 77 de cuarentena, y es posible que vayan apareciendo algunas consecuencias de este confinamiento obligatorio. Cada año en esta época muchos padres se preocupan por la talla de sus hijos, en especial después de las vacaciones del primer semestre. Regresan a clases y empiezan las comparaciones y llama la atención que las niñas preadolescentes o adolescentes han crecido más, y como es obvio, entre los chicos también hay comparaciones. Pero este confinamiento evita que comparemos a unos con otros. Si los escolares no asisten al colegio este 2020, recién podrán compararlos el próximo año cuando vuelvan al colegio y les aseguro que habrán sorpresas.

Se preguntará ¿Cómo sé si mi hijo está creciendo adecuadamente? O dirá, “yo quiero que mi hijo sea más alto, por ello acá explicare el proceso de crecimiento de los niños.

Es muy importante tener una evaluación muy detallada de cada niño, hacerse una correcta valoración del crecimiento y desarrollo que permita una adecuada orientación diagnóstica y así optar por el mejor tratamiento.

ES UN PROCESO

Debo mencionar que el crecimiento en un niño (a) es un proceso complejo en el que intervienen muchos factores, entre los más importantes están la herencia (talla de los padres), ambientales (alimentación, ejercicio, estaciones, el estrés), y obviamente muchas enfermedades, incluyendo las endocrinológicas (hormonales).

Herencia. Es uno de los factores más importantes, es obvio que según la talla de los padres podemos predecir la talla de los hijos. La genética no se puede alterar, padres de baja estatura tienden a tener hijos de baja estatura y padres altos tienden a tener hijos altos.

Factores ambientales. Este año será el de los niños sedentarios, quizá mucho estrés y mala alimentación (nivel socio económico) afecten el crecimiento, además, debo mencionar que está demostrado que el sol (al menos en verano) afecta al crecimiento, los niños crecen más rápido en verano y más lento en invierno. También la altura (sierra) afecta negativamente al crecimiento.

Pero además, hay un factor emocional, la talla baja psicosocial es una “enfermedad” donde se observa un retraso o disminución del crecimiento, retraso puberal, o ambos, y esto va en relación al maltrato, privación emocional o ambiente psicosocial adverso (¿cuarentena?, orfanatos), quizá este tiempo de aislamiento está provocando tensiones o discusiones en casa.

Importante es saber qué es la pubertad, ya que el crecimiento de un niño acaba 1 a 2 años después de haber empezado la pubertad.

Es decir, un niño que ya pasó por la pubertad ya no crecerá. La pubertad en edad va de acuerdo al sexo. En niñas, desde el crecimiento de senos, vello pubiano y desde la primera regla (menstruación). En niños, también el crecimiento de vello pubiano y genitales (testículos y pene), también cambios de voz y sale el acné.

LAS EDADES

Las niñas (entre los 8 y 13 años) empiezan su pubertad, antes que los niños (entre 9 y 15 años), por ello, usted verá que ellas “estiran” antes que los chicos, pero luego, ellos estiran y las sobrepasan. Del punto de vista de crecimiento, la pubertad se caracteriza por un estirón que puede llegar a 8 cm en un año, dependiendo del sexo, y lo más importante, es que deben saber que es su último crecimiento, es decir, ahí termina para siempre.

Entonces, si quiere saber si su hijo seguirá creciendo, yo le pregunto ¿ya está en pubertad o ya pasó la pubertad? Insisto, si ha pasado 1 o 2 años del inicio de la pubertad, es poco probable que su hijo siga creciendo. Es un mito que los niños crecen hasta los 18, 20 o 25 años.

Si tiene dudas, el médico endocrinólogo le solicitará una radiografía que se llama EDAD ÓSEA (mano y codo izquierdos) donde se evaluará si aún quedan cartílagos de crecimiento o no.

El control de crecimiento empieza desde pequeños, y el pediatra es el primero que debe alertar si el niño no está creciendo adecuadamente o si su velocidad de crecimiento está siendo menor de lo esperado. Luego lo evaluará y controlará el endocrinólogo. Existen muchas enfermedades que pueden producir retraso de crecimiento, pero esto lo debe diagnosticar el médico endocrinólogo.

Termino diciendo que no todo niño con talla corta necesita tratamiento con hormona de crecimiento, peor si ya pasó la pubertad, pues ya no hay nada que hacer. Tampoco existe hormona de crecimiento en crema, o pastillas, la hormona de crecimiento es solo inyectable, y el costo suele ser muy alto. No se deje sorprender por inescrupulosos que venden “productos para crecimiento”. Es necesario una correcta evaluación médica, que incluya talla exacta de los padres. El endocrinólogo le solicitará los exámenes auxiliares que sean necesarios, y optará por el mejor tratamiento si es que lo requiere o si todavía existen posibilidades de crecimiento.

Dios los bendiga.

#prontoreaperturaDrOlaya

Lunes y viernes 7pm enlace en vivo Facebook e Instagram Dr. Olaya

Nota Anterior

La NASA vuelve a surcar el espacio

Siguiente Nota

Seguimos regalando 50 Súper Karibebolsas de Aniversario

Lo último de ACTUALIDAD