/

OPINIÓN | Esther Campuñay: Liderazgo al estilo Gareca

Actualizado el 6 octubre, 2017

A simple vista pareciera que transporte y fútbol no tienen nada que ver. Sin embargo, y con riesgo a sonar extremos, la selección peruana de fútbol nos está dejando enormes lecciones para modernizar la ciudad.

Primero, los chicos han demostrado que cuando nos ponemos la camiseta no hay limitaciones. Y, segundo, nos han demostrado que los grandes problemas requieren trabajo en equipo y liderazgo, dos cualidades ausentes tanto en la política como en la gestión pública.

Si pensamos en Lima, rápidamente podemos advertir que uno de nuestros grandes problemas es el transporte público. Mientras la capital no tenga un transporte seguro que respete la dignidad del ser humano, jamás seremos una ciudad viable. Y la solución a este problema no es aumentar el presupuesto del sector, como muchos nos quieren hacer creer. No nos falta dinero, nos falta un liderazgo al estilo del entrenador Ricardo Gareca.

Un sector en el que cada gremio intenta jalar agua para su molino, con autoridades distritales que muchas veces ven sus distritos como parcelas o con gestores que no quieren hacer cambios reales, necesita de líderes con fuerza de voluntad.  Al principio, igual que a Gareca, a la autoridad que empiece los cambios se le criticará, se le cuestionará y sus medidas no serán populares, pero a la larga los resultados serán inevitables.

Y es que un primer gran desafío del transporte es el desorden: la ‘cultura combi’, los inspectores cuestionados, los paraderos informales, el viejo parque automotor, los grandes corredores, todo precisa de orden. Y el orden es producto de un liderazgo decisivo. ¿Quién debe asumirlo? La autoridad edil.

Finalmente, tenemos que dejar de vernos como enemigos y darnos cuenta que transporte somos todos. Urge cohesionar esfuerzos y vernos como un equipo. No puede ser posible que los inspectores de chaleco amarillo sean abusivos al extremo que los taxistas los vean como sus enemigos. No puede ser posible que exista un sistema de papeletas que sancione por faltas vehiculares a ciudadanos que ni siquiera tienen vehículo. Las papeletas falsas son la evidencia de un sistema frágil, corrupto y que trabaja de espaldas a la ciudad.

Policía de Tránsito, Sutran, alcaldes, gerentes municipales, inspectores, dirigentes, pasajeros y peatones, todos debemos aprender de la Selección Nacional de Fútbol que el trabajo en equipo y el liderazgo deben ir de la mano para conseguir los resultados deseados.

Nota Anterior

Vania soltera otra vez

Siguiente Nota

Mañana Corazón Serrano la hará linda en la Teletón en Piura

Lo último de ACTUALIDAD