//

OPINIÓN | Esther Capuñay: ¿Alguien prohibió la prevención?

Actualizado el 3 febrero, 2017

Por  Esther Capuñay





Fanpage oficial: Esther Capuñay Q.

Ayer, el jefe del Gabinete Ministerial, Fer­nando Zavala, dijo algo que todos sabemos, que el Perú no está preparado para afrontar los huaicos que vienen ocurriendo tanto en Lima como en provincia y que además en varios casos no se ha hecho trabajo de prevención. ¿Y cuál es la novedad? Prevención es una palabra que usa­mos mucho pero que practicamos poco. En Lima se ha repetido exactamente lo mismo que en 1998: el río Huaycoloro se vuelve a salir por efecto de las lluvias y huaicos. Aquella vez, las autoridades dijeron exactamente lo mismo: que no estamos pre­parados, que así es el clima y que la prevención es importante pero que poco o nada se había hecho.


En esos días no había Internet ni la tecnología para enterarnos cómo se desarrollan las cosas en las zonas afectadas. Hoy más que nunca vemos como en una película repetida que los alcaldes de los dis­tritos afectados, empezando por Lima, brillan por su ausencia. Claro, mandan a otros funcionarios que poco o nada han he­cho, pero lo que se llama efectividad, casi nada.

El alcalde de San Juan de Luri­gancho se ha lavado las manos diciendo que avisó del peligro al gobierno central, en lugar de pensar en las soluciones desde que inició su gestión.

El alcalde de Lima, que para promocio­nar sus obras, sobre todo si hay campaña electoral cerca, nos acostumbró a verlo a diario en largas transmisiones microondas, ha estado más mudo que nunca. Recién la madrugada de ayer apareció, dijo algo y se fue.

Lamentablemente, es una insana costumbre en nuestro país dejar pasar las cosas y no tomar el toro por las astas porque ello te resta popularidad. Si no, en Huachipa, Campoy, Zárate, Jicamarca, Chosica, Chaclacayo y tantos otros puntos donde sabemos que el río se saldrá una y otra vez, se habrían cons­truido verdaderas defensas y no se habría dejado invadir en los puntos más peligrosos.

Parece imposible que en pleno siglo 21, con tan­ta tecnología a nuestro alcance y con tan buenos profesionales peruanos estudiosos de estos temas, las autoridades no puedan saber con anticipación cuando el peligro acecha por efecto de las lluvias en las alturas de Lima. También es extraño que a nadie se le haya ocurrido cómo y a dónde desviar el agua de las correnteras de las quebradas que ya sabemos se activarán.

¿Es tan difícil aplicar la prevención en lugar de tener que volver a esperar que los desastres anunciados nos agarren como se dice, con los pantalones abajo?

TAMBIÉN LEE

Nota Anterior

Miss Universo se luce con su novia

Siguiente Nota

Piden detención de exvoleibolista Jessica Tejada

Lo último de ACTUALIDAD