OPINIÓN | Esther Capuñay: Defensa Civil, tarea de todos

Actualizado el 18 noviembre, 2016

Por Esther Capuñay

Desde hace algunos años se diseñó el lema ‘Defensa Civil, tarea de todos’ para crear con­ciencia de la responsabilidad que tenemos los ciudadanos respecto a nuestra participación en las labores de concientización, prevención y parti­cipación durante un desastre. Sin embargo, ¿realmente hemos tomado conciencia de ello más allá de apren­dernos el lema?

Solo basta ver la reacción de la ciudadanía cuando hay un simulacro y la manera en que reaccionamos si ocurre algún sismo o incendio para darnos cuenta que nos falta mucho para poder decir que estamos realmente conscientes de cómo debemos reaccionar ante una eventualidad. Pero también es notorio que caminamos muy lento en las labores de prevención.

Cuando hay un maretazo o alerta de tsunami, lo pri­mero que hacemos es correr a ver las olas; cuando hay un sismo, lo primero que hacemos es salir corriendo; cuando hay un incendio vamos de observadores, difi­cultando el trabajo de bomberos y rescatistas y jamás damos pase a los hombres de rojo y ambulancias.

El Fenómeno de El Niño nunca es tomado en serio, y las medidas de prevención recién consideramos seguir­las cuando ya está en plena marcha. Estas son algunas ‘perlitas’ de nuestra cultura del desorden. Realmente no somos conscientes de las vidas que se salvan con acciones tan simples como buscar una zona segura en casa u oficina, dar paso a bomberos y ambulancias o tener en casa una mochila para cargarla durante una emergencia.

Es hora de tomar verdadera conciencia de que De­fensa Civil sí es realmente tarea de todos, tomemos en serio las actividades y recomendaciones de pre­vención. Autoridades: ejecuten políticas y acciones preventivas y no paliativas.

En países como Japón, las acciones de prevención y simulacros son parte de la currícula escolar y no­sotros, como país pasible de terremotos y tsunamis, parte del anillo de fuego del Pacífico y afectados por el Fenómeno del Niño, deberíamos hacer que las labo­res de prevención de desastres sean parte de nuestra vida cotidiana y así, afrontar adecuadamente alguna eventualidad y evitar la pérdida de vidas humanas.

TAMBIÉN LEE:

Nota Anterior

Charlie Aponte: “El Gran Combo es mi familia”

Siguiente Nota

Premios Grammy Latino: ¿Estos artistas no saben que Juan Gabriel ya falleció?

Lo último de ACTUALIDAD