Paro cardíaco fulmina a ‘Kukín’ Flores a los 44 años

Actualizado el 18 febrero, 2019

El último símbolo del Sport Boys del Callao y talentoso mediocampista, Carlos ‘Kukín’ Flores Murillo, de 44 años,  perdió la vida tras sufrir un fulminante paro cardíaco dentro de su vivienda en San Miguel.

La madrugada de ayer, el exjugador participó en una fiesta, en Maranga, para luego dirigirse a su casa, ubicada en la cuadra 4 de la calle Fortunato Quezada, departamento 501. Lo que vendría serían minutos dramáticos para su familia.

‘Se asomó al balcón’

Según el parte policial, de acuerdo a la versión de Liz Contreras Alcoser (39), pareja de ‘Kukín’, el hombre de fútbol ‘habría sufrido un ataque de paranoia, mencionando que lo perseguían para matarlo, motivo por el cual este habría intentado suicidarse’.

Después de una llamada de emergencia, los agentes de la comisaría de Maranga, serenazgo de San Miguel y personal médico llegaron hasta el lugar, a fin de calmar a ‘Kukín’, que sufría un colapso nervioso, pero fue demasiado tarde.

“Ha sido un paro cardíaco. Se asomó al balcón, gritó y lo metieron al departamento. En ese forcejeo se desvaneció. Él tenía el dorso desnudo. Solo llevaba puesto un bóxer”, contó el personal interviniente.

El último ’10’

Hasta la vivienda de Flores, llegó el empresario Víctor Angobaldo, que rompió en llanto al recordar a su amigo. “Estoy muy dolido. Se fue el último 10 peruano. Los dirigentes del Sport Boys, de todas maneras, le rendirán un homenaje”, expresó.

Otros amigos del desaparecido futbolista expresaron que actualmente trabajaba varios proyectos deportivos con la Municipalidad del Callao. “Su sueño siempre fue ser entrenador de fútbol. Se estaba preparando. Deja un legado grande. Ha sido la última figura deportiva del Boys y el Callao”, dijeron.

Rosados lo lloran

Tras las diligencias en la Morgue de Lima, el cortejo con los restos de ‘Kukín’ Flores fueron llevados a la sede principal del Sport Boys. Hoy se llevarían a cabo homenajes póstumos. Los hinchas de la escuadra rosada pidieron a los dirigentes que les donen la indumentaria oficial del equipo para vestir así a su ídolo.  Sin duda, una gran pérdida para un futbolista con una zurda de oro, con pases de lujo y con poemas de gol que nunca se nos borrará de la memoria.

Nota Anterior

“Nunca hay que dejar de luchar”

Siguiente Nota

Rompen techo para robar en cinco puestos de mercado