/

¿POR QUÉ ANDO DE MAL HUMOR?

Actualizado el 3 julio, 2020

¿Ha notado que en estos días el mal humor se apodera de usted? Existen factores que explican buena parte de los estados emocionales y por supuesto dentro de ellos el mal humor. Nuestra mente está íntimamente relacionada con nuestro cuerpo, por eso, el estado material de nuestro sistema nervioso y nuestros hábitos tienen efectos en el modo en el que pensamos y sentimos. 



Manuel Saravia, psicólogo y psicoterapeuta, director del Instituto Guestalt de Lima, indica qué influye muchísimo para que su mal humor sea más notorio

1-DUERME POCO

Cuando dormimos poco o con interrupciones frecuentes, nuestro cerebro no se recupera del todo, y eso hace que deba enfrentarse a las tareas del día a día con unos recursos muy limitados y de mala manera ya que no se ha hecho posible el mantenimiento y recuperación de esos tejidos celulares.

El resultado de esto es que tendemos a ser pesimistas y a tener muchas dificultades para gestionar bien nuestra atención. Además, nos frustramos y nos sentimos mal, lo cual a su vez facilita que lleguemos al umbral del mal humor con mucha rapidez.

Para cuando llega el momento del día en el que alguien nos pide algo, ya hemos pasado por un buen número de pequeños fracasos, y por eso reaccionamos mal ante la necesidad de volver a poner a trabajar a nuestro cerebro.

2-MANTIENE EL ESTRÉS DURANTE MUCHO TIEMPO

El estrés se traduce en malestar emocional, renegar y nos lleva a adoptar un estilo de pensamiento más pesimista. De algún modo, permanecemos sesgados y lo interpretamos todo de forma negativa.

El estrés continuado es una consecuencia de un sistema neuroendocrino que necesita descansar y «desengancharse» de una serie de tareas e ideas que captan nuestro foco de atención durante demasiado tiempo, lo queramos o no. 

3-ES SU FILOSOFÍA DE VIDA

Hay un tipo de mal humor que es más profundo y menos circunstancial que el generado por el estrés y la falta de sueño: el que forma parte de la propia filosofía de vida, del modo en el que hemos aprendido a interpretar nuestras experiencias. Normalmente, las personas con esta clase de mal humor leen su vida a través de un esquema mental que las predispone hacia el pesimismo. Es su costumbre.

Sus logros y éxitos los interpreta como que siempre son fruto de la suerte o de la ayuda de los demás; mientras que los fracasos los entiende como consecuencia de sus propias limitaciones, casi como que se lo merece. Es decir, lo bueno ocurre gracias a factores externos, y lo malo a la esencia de uno mismo, algo que (teóricamente) no se puede cambiar.

¿QUÉ HACEMOS?

Saravia asegura que se requiere entonces cambiar de hábitos,ya que este tipo de causa del mal humor es la más difícil de revertir, porque exige asumir un compromiso de cambio personal a mediano y largo plazo. “Normalmente, este pesimismo vital no se puede solucionar tan solo leyendo libros, sino que es necesario cambiar los propios hábitos y forma de hacer las cosas”, explica. 

“Así pues, para pasar del “¿Por qué estoy de mal humor?» al «¿Por qué me siento tan bien si no soy especialmente afortunado?» la solución es, pasar a creer que sí somos afortunados porque realmente vemos que no hay motivos para pensar lo contrario. Hay que deshacernos de preocupaciones artificiales, sentirnos motivados y transformar nuestras vidas en proyectos apasionantes son parte de este plan”, refiere Manuel Saravia.

EL DATO

Muchos no pueden lograr solos este tipo de cambios, por ello, si busca ayuda de una guía  profesional, puede aprovechar la experiencia del staff del Instituto Guestalt de Lima para recibir la guía de manera virtual. Puede comunicarse con ellos al 960204153.

Nota Anterior

Congreso quiere adelantar la Navidad y propone pagar 'grati' en agosto

Siguiente Nota

Madrid derrota por 1-0 al Getafe gracias a un penal convertido por Sergio Ramos

Lo último de ACTUALIDAD