/

Sicario mata a pareja de comerciantes en San Martín de Porres

Actualizado el 16 marzo, 2020

Una pareja de comerciantes del mercado mayorista de Zarumilla en San Martín de Porres, fue asesinada de diez balazos por un presunto sicario que llegó en la madrugada a su puesto de verduras. A fines de diciembre, las víctimas reportaron el hallazgo de una granada en la puerta de su vivienda en San Martín de Porres.





De terror

Hacia las 4 de la mañana del domingo, un sujeto con gorra oscura ingresa por la puerta principal al mercado Aguas Verdes, situado en la cuadra 1 de la avenida Zarumilla. Minutos antes de las 4 y 30 a.m y tras recorrer el centro de abastos, el desconocido dispara hasta cinco veces a Rosana Gamarra Damían (47), cuando despachaba unas verduras a una clienta. Sin decir palabra alguna, el mismo asesino sale y acribilla a su pareja; Wilder Manuel Lizárraga Velásquez (38). “A los dos les disparó en la cabeza. Incluso, el sicario entró otra vez al mercado para ‘asegurar’ a la señora”, cuenta un testigo.


Los esperaba

La pareja, con once años de relación y dos hijos menores en común, llegó a su negocio pasadas las 3 de la mañana. Todo indica, que el responsable del ataque los esperó. “Luego de los disparos, el sujeto hizo disparos al aire mientras caminaba a la avenida Zarumilla. Había dos motos lineales, con dos extraños más que lo esperaban. Los balazos los hicieron para no ser seguidos”, dijo otro comerciante que empezaba con su jornada cuando ocurre todo.

Eran amenazados

Familia de los comerciantes, incluida las hijas mayores de la mujer, llegaron a la escena, mostrándose muy afectados. Una hermana de Rosana contó que el año pasado recibieron una amenaza. “Fue el domingo después de Navidad. Ellos estaban en la casa, cuando en la madrugada los despertaron los serenos. Habían encontrado una granada con una nota de amenaza”, comenta la familiar.

Según los deudos, aquella vez, las víctimas denunciaron lo ocurrido en la comisaría de Pro, pero todo quedó ahí. “Rosana y Wilder creyeron que se habían equivocado de personas, porque a ellos nunca los habían amenazado de muerte”, exclaman.

Administraba puestos

Rosana tenía poco de haber asumido el puesto de tesorera, tras agruparse con otros comerciantes para comprar y administrar unos puestos en el mercado. Una de sus amigas refiere que estaba pagando un préstamo de 60 mil soles. “Tal vez las otras personas no se comprometieron como ella. La señora era muy puntual y estricta para cobrar. Eso puede generar envidias. Tienen que investigar a todos. Ellos tenían quince años trabajando, era muy conocidos”, expresó otro deudo. Wilder destacaba en el rubro del Catering y concesionarias de alimentos para restaurantes.

El dato

Horas después, la Policía ubicó en el hospital Arzobispo Loayza a Juana Huayna, cliente de las víctimas y testigo de los asesinatos.

Nota Anterior

Línea 113 resuelve tus dudas

Siguiente Nota

Secuestradores 'chamos' y peruanos fue desbaratada por la Policía

Lo último de EDICIÓN IMPRESA