/

Vasco Madueño: “No guardo rencor a Guillermo Dávila”

Actualizado el 26 julio, 2021

Dicen que lo se hereda no se hurta y este parece el caso del joven y talentoso Vasco Madueño. Pese a que su vida se ha visto expuesta desde muy pequeño, pocos saben los duros momentos que tuvo que vivir y afrontar ante la ausencia de un padre que fue reemplazado por el cálido amor de su abuelo y su tío.





–¿Alistas tu primer gran presentación?

Si, este show se llama ‘Sentimiento Peruano’ y se llevará a cabo el 29 de Julio a partir de las 09:00 p.m., las entradas la puedes encontrar a través de Joinnus.


Mira además: «Estabilidad familiar y que sea ambicioso», dijo Paula Manzanal para que un hombre la conquiste

–¿Tu madre te inculcó la música?

Mi bisabuela cantaba lírico, nunca pudo hacer una carrera de cantante clásica porque en su época no era bien visto que una mujer cantara lírico y no la dejaron. Por otro lado, mi abuela cantaba flamenco y tampoco la dejaron. Y también está Pelo Madueño que es mi tío lejano.

–¿Con que música has crecido?

Wagner, The Beatles Carlos Santana. Comencé escuchando rock, Hombres G, AC/DC y cuando fui creciendo le agarré gusto al folclor.

–En televisión te ves algo tímido…

Siempre los programas de tv me dan miedo, fue como un balde de agua fría el estar frente a cámaras. No me considero una persona tímida, al contrario, dicen que soy muy fresco, comentó Vasco Madueño.

–¿Y ahora con la exposición que has tenido las chicas te piropean mucho?

Ja, ja, ja, ja, sí, pero no me molesta que lo hagan, al contrario eso es algo bueno.

–¿Tienes enamorada o tu mamá no te deja?

Mi mamá no es celosa, igual siempre le tienen miedo, pero creo que es por la forma de ser de mi madre. Pero ella no haría problemas si es que la tuviera.

–A la fecha ¿Ya hubo algún acercamiento con Guillermo Dávila?

Muy pobre la verdad. Por WhatsApp a las justas.

–¿Qué tanto a marcó la ausencia de Guillermo en tu niñez?

Mi madre nunca escondió nada. Crecí junto a mi abuelo y un tío, ellos fueron mi imagen paterna. Ayudaron muchísimo y tuve una bonita niñez. No sentí nunca una ausencia. Lo que sí fue incómodo es cuando todo se hizo mediático, él (Guillermo Dávila) no se portó bien. Estaba entre los 13 y 14 años y fue una etapa conflictiva, porque quise ignorar sus palabras. A mis 16 fue una etapa complicada porque salieron todos mis problemas emocionales, no podía estudiar, no podía dormir, me costó mucho acabar el colegio. Además, pasaba una etapa económica fregada. Cuando terminé el colegio empecé a trabajar entrenando perros y fue lo que me llevó a salir de eso

Entérate de más: Pamela Pardo se solidariza con Dalia Durán: “Desapruebo todo tipo de violencia”

–¿Y qué hiciste con tu primer sueldo?

Ahorraba porque esos sueldos eran para pagar mis tratamientos antidepresivos. Mi madre me llevó donde una psiquiatra que me analizó y encontró una depresión leve. Al no dormir, ya no producía la serotonina, me lo pagué hasta que terminé mi tratamiento.

–¿Y en medio de tu depresión pensaste en autoeliminarte?

No, nunca pensé en eso. Pero fue una etapa que me ayudó a afrontar la vida. –Entonces ¿Aún guardas la esperanza de encontrarte con tu papá? Yo no guardo rencor a nadie, y me gustaría tenerlo cara a cara pero eso es algo que la vida o las circunstancias lo dirán, también depende de la otra persona.

–¿Lo reprocharías?

No, para nada, no va ser un reproche, al contrario una conversación humana, de hombre a hombre. Yo sé lo que le voy a decir cuando lo vea, eso lo tengo claro. añadió Vasco Madueño.

Nota Anterior

San Martín de Porres: Chamos asesinan a papito delante de su hija

Siguiente Nota

Ethel Pozo rumbo al altar

Lo último de EDICIÓN IMPRESA