/

Dos trabajadoras sexuales con coronavirus fueron halladas en intervención a prostíbulo en SJL

Sorprendente. Alarmante descubrimiento en prostíbulo de San Juan de Lurigancho, dos trabajadoras sexuales, de entre todas las que había, tenían COVID-19.

Karibeña - dos trabajadoras sexuales son intervenidas en prostibulo clandestino de Canto Grande
Actualizado el 30 julio, 2020

Sorprendente. Alarmante descubrimiento en prostíbulo de San Juan de Lurigancho, dos trabajadoras sexuales, de entre todas las que había, tenían COVID-19.


En Canto Grande, San Juan de Lurigancho, se detuvo a cinco mujeres que ejercían la prostitución de manera clandestina en un local ubicado en este sector. Lo sorprendente, y alarmante, es que dos de estas cinco mujeres tenían COVID-19.

Las mujeres intentaron escapar por el techo tras percatarse de la presencia de los efectivos policiales. No lo consiguieron. Un presunto cliente fue encontrado entre cajas de licor que había en el lugar. Se sospecha que el sujeto habría estado consumiendo drogas.

El funcionamiento de este local donde se ejercía la prostitución ponía en riesgo la salud de los vecinos de la zona. Ellos fueron quienes alertaron a las autoridades para que den con este establecimiento.

Lugar que, como se pudo corroborar, se volvió un centro de contagio del coronavirus, ya que tenía dos trabajadoras infectadas. Como era de suponerse, ninguna de las personas en el interior de dicho lugar llevaba puesto el barbijo. Caso omiso se hicieron a las reglas de salubridad, y ni que hablar el distanciamiento social.

Un lugar poco decente

Colchones en mal estado, varios preservativos y un talonario con el nombre de las trabajadoras se encontró en el recinto. Ningún tipo de medida era respetado y probablemente decenas de parroquianos se hayan contagiado de COVID-19 por asistir a este lugar.

Entre 30 y 40 soles cobraban las mujeres por sus servicios. De manera clandestina e incumpliendo las medidas de seguridad establecidas por el Estado Peruano, estas mujeres se buscaban la vida.

Entre los detenidos está Dave Álvarez, de nacionalidad Dominicana y quien fungía de “chulo” de estas mujeres. También era el vigilante del recinto.

Un sol era el precio para poder ingresar, y el precio a pagar por la alta probabilidad de contraer coronavirus es incalculable.

Mira también: Niño logró rescatar a sus 2 perritos de feroz incendio en Cercado de Lima

Nota Anterior

COVID-19: Trabajadores judiciales corren peligro

Siguiente Nota

Tula Rodríguez Se convierte en tendencia en Tik Tok con el #Tulachallengue

Lo último de ACTUALIDAD