Paolín: “Alondra regresa a mis brazos”

Pelotero suplica a modelo que recapacite y vuelva con él, porque ahora sí habrá 'matri' y muchos ‘guerreritos'.
1-vicarrita

Totalmente devas­tado se encuentra Paolín lin lin desde que su amada, Alondra García Miró, se fue de su lado, a raíz de una fuerte discusión que tuvieron por culpa de sus ‘celos’. En exclusi­va para Karibeña, el jugador de fútbol nos cuenta que no puede comer, ni dormir de tan solo pensar que su ‘ojiverde’ anda suelta en plaza, además nos detalla los pormenores de su cumpleaños número 33, al gran estilo de Carlos Álvarez.

-La fiesta que diste por tu cumpleaños ha dado mu­cho que hablar esta última semana.

Yo estaba toneando, bailando solo, estrenando algunos pasitos de salsa, aunque todas las chicas querían bailar conmigo, pero no, yo me divertí solo con la Charanga Habanera y con Lu­cía de la Cruz. Aunque estaba un poco asustado, porque tenía miedo que la tía Lucía me levante, con eso que le gustan los chibolos ¡Ufff! Pero no quiero hablar más de mi cumpleaños porque Alondra… (rompe en llanto).

-¿Qué pasó con Alondra?

Un día antes… voy a dar la primicia para Karibeña. Un día antes, como Alondra es un pajarito, me dijo que llegó el momento de volar… y me dejó.

-¿Se pelearon?

Sí. Alondra es demasiado rica, muy guapa y no me gusta que nadie, pero que nadie la mire. Soy recontra celoso, le dije que no que­ría que haga las fotos para Playboy y ahí comenzó la discusión. Si ella quiere estar conmigo tiene que  renun­ciar al modelaje y punto.

-Ahora entiendo por qué no soltabas el trago en el día de tu cumpleaños.

Estaba ahogando las penas, ya no quería saber nada, quería olvidarme de todo mi pasado. En mi fiesta estuvieron varios de mis amigos, entre ellos la Foqui­ta, quien me preguntó si quería más trago y yo le dije: “sí, quiero vodka, pisco, whisky, gin y en ese orden por favor”. Le metí una mezclada terrible, terminé borra­chazo. Hasta Claudio Pizarro fue, solo que ustedes no lo vieron.

Ya que Jefferson es tu amigo ¿qué te aconsejó en cuanto a los proble­mas con Alondra?

Él está peor que yo. Pero de todas maneras me consoló, me dijo que me olvide de Alondra y que visite su búnker para que me presente algunas ‘amiguitas cariñosas’, pero nooo, no puedo. Extraño a mi negrita.

-¿Es cierto que bailaste una salsita con Luciana Fuster?

No, a ella la vi de lejitos. La conocí en el estreno de mi película, es una fan enamo­rada, a lo Servando y Floren­tino, nada más. Solo hemos hecho ‘clic’ en la amistad.

Incluso se dice que te habrías dado un besito con Leslie Shaw.

Eso sí es verdad, los tra­gos, la música. Pero hay que aclarar que esa noche los dos estábamos solteros, así que Mario Hart no te piques porque simplemente nos estábamos divirtiendo.

Por estos días ¿cómo te en­cuentras anímicamente?

Tengo una depresión media rara, porque primero me dio ganas de hacer un fiestón y ahora no quiero salir de mi cama, todos los días lloro. Me siento tan mal que no puedo conciliar el sueño, no desayu­no porque pienso en ella, no almuerzo porque pienso en ella, no ceno porque pienso en ella y en la madrugada no duermo porque me muero de hambre. Una desgracia mi vida, la extraño a horrores.

-Karibeña conversó con doña Peta y se mostró muy molesta por los comentarios que se hicieron sobre tu cum­pleaños.

Mi mami siem­pre me defiende y habló únicamente con Karibeña, porque es su dia­rio favorito. Gracias mami, te amo mucho.

-Ahora que estás suelto en plaza tendrás muchas chicas atrás tuyo.

Sí. Me persiguen, me lla­man, me acosan, ya no sé qué hacer… ¡Alondra apúrate que me vas a perder! ¡Recapacita y regresa a nuestra casa!

 -¿Es cierto que Alondra ya mandó a sacar todas sus cosas de la casa en la que convivían?

Sí, se llevó todas las cosas que le he comprado, las joyas, los vestidos, los zapatos, todo. Igual si viene le compro todo nuevo, pero regresa. Estoy esperándote con los brazos abiertos.

-Pero tienes que dejar los celos de lado para que regrese contigo.

Prometo que cambiaré e iré a terapia de pareja. Como yo sé que Alon­dra también lee diario Karibeña le mandaré un mensajito por acá, ya que no me contesta el celular: “Mi amor, mi negrita, mis ojitos bonitos, todo cam­biará desde ahora, si regresas conmigo al día siguiente nos casamos”.

-Así de rápido el matrimonio

Sí, porque si se va de nuevo me quedo en el aire.

-¿También te gustaría tener hijos?

Si regresa le doy todo, hasta muchos guerreritos. Alondra dejémonos de niñerías, ambos sabemos que somos el uno para el otro, quiero casarme con­tigo y que nuestro matri­monio dure muchos años, muchos años. Quiero darle muchos nietos a mi mamá.

 

TE PUEDE INTERESAR: