/

Aprende a cuidar tus riñones

Actualizado el 20 marzo, 2021

El riñón es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, dado que realiza la función de limpieza de la sangre, pero debido a factores de riesgo que van en aumento durante pandemia, como la obesidad o no llevar estilos de vida saludable, teniendo una alimentación equilibrada, dieta baja en sal, control de presión arterial, entre otros, se ha generado un incremento de casos de pacientes con enfermedades renales.





A nivel nacional se estima que existen más de 30 mil pacientes que están en una etapa avanzada de la enfermedad con requerimiento de diálisis, sin embargo, es probable que, a causa de la pandemia y el colapso del sistema de salud, la cifra haya aumentado por falta de un diagnóstico oportuno.

Mira además: ¡Se acabó el paro! MTC y transportistas llegan a acuerdo tras 5 días de protesta


“En la actualidad, difícilmente cerca de 20 mil pacientes reciben tratamiento de diálisis, por lo que podemos deducir que 10 mil pacientes no han sido diagnosticados a tiempo, ellos no están recibiendo la terapia de sustitución renal que requieren y en el peor de los casos, fallecen” señaló la nefróloga Dra. Ana Aguilar Rodríguez, de Fresenius Medical Care del Perú. Por ello, conoce algunas de las principales enfermedades que afectan a los riñones de las cuales debemos estar alerta.

Enfermedad renal crónica: Es todo aquel trastorno de los riñones provocado por distintas enfermedades que hacen que los riñones no puedan filtrar la sangre, generando que las sustancias tóxicas que debería depurar, se acumulen en el cuerpo.

El problema de esta situación es que los síntomas no aparecen hasta una etapa avanzada de la enfermedad, causando la pérdida casi en su totalidad de funcionalidad sin que haya manifestaciones.

La enfermedad renal crónica empeora con el tiempo, cuando está muy avanzada, se deberá recurrir a un trasplante de riñón o someterse a diálisis, un tratamiento médico que consiste en eliminar artificialmente los desechos del cuerpo. Es decir, un equipo tiene que hacer lo que en teoría deberían hacer los riñones, siendo un tratamiento de por vida.

Insuficiencia renal: Los riñones pierden paulatinamente su capacidad de depuración. A diferencia de la enfermedad renal crónica, que necesitaba de años para desarrollarse, esta sucede en el transcurso de unos pocos días o meses. Suele ser un trastorno común en personas que padecen de otras enfermedades. Por eso, una de las primeras manifestaciones de enfermedades renales es la hipertensión, siendo mortal sino se detecta a tiempo, sin embargo, puede tratarse, es decir, es reversible.

Cálculos renales o litiasis: Se forman cuando los componentes de la orina se concentran, haciendo así que los minerales se cristalicen y se unan entre sí, formando estos depósitos. El cálculo renal tiene un tamaño pequeño, puede ser expulsado sin dolor a través de la propia orina, pero a medida que el tamaño aumenta, su expulsión resulta más dolorosa y puede requerir de cirugía si bloquean el tracto urinario. Los cálculos renales suelen darse por la falta de hidratación, pues tener poca cantidad de agua en el cuerpo hace que la concentración de minerales sea mayor, lo que agiliza la formación de estos cristales o comúnmente llamados “piedras”. También hay otros factores de riesgo como dietas ricas en proteínas, sal y azúcar, obesidad, enfermedades digestivas, antecedentes familiares, etc.

Mira además: Cobra tu bono por banca celular desde el lunes 22

Poliquistosis renal: Conocida como enfermedad renal poliquística, es un trastorno hereditario de los riñones caracterizado por la formación de quistes en estos órganos. Estos provocan deformación de los riñones y la mayoría de casos no son células cancerosas sino sacos llenos de líquido que pueden impedir que las células renales desarrollen su papel en el organismo. Esto puede derivar en complicaciones graves, pues se puede desarrollar una insuficiencia renal que requiera de trasplante. También está vinculada con la formación de cálculos renales e infecciones del tracto urinario.

Cáncer al riñón: Las células renales pueden pasar a ser cancerosas e impedir que este órgano realice sus funciones adecuadamente. En sus primeras etapas de desarrollo, el cáncer de riñón no suele venir acompañado de síntomas, suele detectarse en los últimos estadios y las señales de alerta son: sangre en la orina, pérdida de peso, falta de apetito, fatiga y debilidad, entre otros. Algunos factores de riesgo son tabaquismo, edad avanzada, obesidad, hipertensión, estar sometido a un tratamiento por diálisis, trastornos genéticos, antecedentes familiares, etc. Por ello, es importante realizarse chequeos preventivos para detectar la enfermedad a tiempo.

Nota Anterior

Dinamita pura en la Champions

Siguiente Nota

Marketing digital para tu negocio

Lo último de ACTUALIDAD