/

Lo matan por defender a hijastro de rateros

Actualizado el 8 julio, 2021

Dar la vida por el ser querido. Esto fue lo que hizo el comerciante, Abel Acosta Ávalos (42) al salir en defensa de su hijo político José Herrera Nieto (25), quien era víctima de asalto en la puerta de su vivienda en la zona agropecuaria de Villa El Salvador.





Acosta recibió un balazo en la cabeza por parte de los criminales. Los deudos piden la máxima pena para los responsables. Era una noche tranquila para padre e hijo, quienes tenían planeado salir muy temprano a comprar el ganado porcino para su negocio.

Mira además: Chamacos robaban rico en mototaxi


Sin embargo, todo cambió cuando desconocidos a bordo de una minivan llegaron y encañonaron al joven para robarle sus pertenencias. “Escuché varios disparos y vi a mi papá tirado en el suelo. Como mi hermano no se dejó robar le disparan en el brazo.

Mi padre salió a defenderlo y sin decir palabra alguna le disparan en la cabeza. Son unos malditos”, manifestó Melina, hija mayor de Abel Acosta que a pesar de los esfuerzos por ser reanimado, murió camino al hospital de Emergencias de Villa El Salvador.

A este mismo nosocomio fue llevado, José, herido de gravedad. En la escena quedó tirada una zapatilla blanca la que sería de uno de los asaltantes. Precisamente, como parte de las investigaciones, agentes policiales llegaron hasta el hospital María Auxiliadora, tras ser alertados de la presencia de un herido de bala en extrañas circunstancias.

Entérate de más: Vecinos buscan a maldito ‘Monstruo de Huaycán’

Esta persona, junto a su acompañante, será interrogada como sospechosa de los hechos. “Que los responsables se pudran en la cárcel. Nunca me van a devolver a mi papá, son unos desgraciados”, exclamó Melina, que junto a su madre acudió a la sede del Depincri de Villa El Salvador para rendir sus testimonios por lo ocurrido.

el dato

Los vecinos no ocultaron su malestar por la ola de inseguridad en la zona. “Todos los días nos roban y las autoridades brillan por su ausencia”, comentó una moradora.

Nota Anterior

Mamita y sobrino mueren atropellados por grúa en San Juan de Lurigancho

Siguiente Nota

Chamos llegan a Lima para asaltar grifos

Lo último de EDICIÓN IMPRESA