Presuntos sicarios venezolanos matan a obrero tras salir de hostal

Actualizado el 12 febrero, 2019

Los casquillos que quedaron regados en más de una cuadra y media del parque Santa Luisa, en La Perla, confirmaron que el obrero Jesús Eduardo Avellaneda Infante (20) tenía las horas contadas. La mañana de ayer, el joven caminaba junto a dos mujeres, tras salir de un hostal, cuando fue interceptado por los desconocidos que lo remataron en plena calle. Sus verdugos también eliminaron a un perro de raza pitbull que salió a ladrarles.



Mañana sangrienta

A las 8 de la mañana, la tranquilidad de los vecinos se vio alterada. Un hombre malherido atravesaba con sus últimas fuerzas por la cuadra 2 del jirón Talara. Todos estaban consternados por la dramática escena.

“A él le dispararon dos veces cerca de la puerta del hostal. El salió de ahí con dos chicas. Dos sujetos lo han correteado con sus armas en mano”, contó una moradora aún sorprendida por lo sucedido.


Avellaneda recibió cuatro balazos, la mayoría en la cabeza. Según los testigos, se escucharon doce balazos.

«Tenían acento venezolano»

Consumado el crimen, los sicarios amenazaron de muerte a un trabajador de construcción que pasaba con su moto lineal por el parque. Luego se la robaron y huyeron del lugar. “Tenían el acento venezolano. Me dijeron que la iban a dejar tirada cerca. Me apuntaron con sus armas”, dijo el testigo, que describió a los desconocidos como dos personas de tez delgada, jóvenes y que llevaban puestas viseras.

A los minutos, la moto Honda Modelo ‘Storm’, de placa U5-0770, fue hallada en el pasaje Fénix, a pocos metros del colegio Leoncio Prado.

Matan a perrito

Un perro de raza pitbull comía en el parque cuando vio correr a los asesinos y, por instinto, fue tras ellos. La mascota recibió dos balazos en el lomo y pecho. Murió en el acto. “Esos asesinos tienen que pagar por lo que han hecho con Bobby. El perro siempre cuidaba el vecindario”, relató muy dolida Carla, su dueña.

«Investiguen a mujeres»

La madre y familiares de Jesús exigieron una exhaustiva investigación. “Ahora último trabajaba en una empresa. Salió temprano de casa. Que las mujeres que lo acompañaban digan todo”, expresó la progenitora.

El dato

Una versión policial señala que la víctima también era acompañada por un medio hermano. Ambos habrían pedido un taxi por aplicativo para dejar el lugar junto a las mujeres, Bertha Ramos y Saico Andrade, que fueron llevadas al Depincri Bellavista. Jesús deja en la orfandad a una niña de tres años.

Nota Anterior

Aerolínea ofrece pasajes desde s/40 para viajar por el Perú

Siguiente Nota

La Victoria: Dan veneno a perritos para robar almacén