/

Susana Villarán pasó la noche tras las rejas, junto a Keiko Fujimori

Actualizado el 16 mayo, 2019

Desde ayer, la ex alcaldesa de Lima, Susana Villarán se encuentra recluida en el penal Anexo de Chorrillos, donde también se encuentra internada la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori. Ambas cumplen 18 y 36 meses de prisión preventiva, respectivamente.



Villarán pasó la noche en la carceleta del Ministerio Público, luego que el juez Jorge Chávez Tamariz, del Tercer Juzgado de Investigación Preparatoria Especializado en Delitos de Corrupción, le dictó 18 meses de prisión preventiva, la mitad de los 36 meses de carcelería que solicitaba la fiscalía.

El traslado fue accidentado, por la presencia de numerosos reporteros. Villarán fue movilizada en una ambulancia del INPE y, según el protocolo, estuvo enmarrocada en todo momento y no se le permitió hablar con los periodistas que la asediaban.

La situación de la ex alcaldesa se complicó por sus propias confesiones de que sabía de los aportes de Odebrecht y OAS a sus campañas por el No a la revocatoria y la reelección en la alcaldía limeña, ratificadas por los ex ejecutivos de estas firmas y por quienes secundaron a Villarán en el municipio limeño.

Según la fiscal Angela Zuloaga, los diez millones entregados por las constructoras brasileñas se intentó “maquillar” con presuntos donantes, y el aporte de OAS coincidió con la firma de una adenda a su favor. Afirmó que estos aportes no fueron gratuitos, sino en “razón de dos obras”.

CASTRO PRESO

Ayer por la tarde, el mismo juez Chávez dictó prisión preventiva por 18 meses para el ex gerente general del municipio limeño, Miguel Castro, quien fue pieza clave para que Odebrecht y OAS den sus aportes para las campañas del No, en el 2013, y de la reelección municipal de Susana Villarán en el 2014.

En la audiencia judicial, la fiscal Ángela Zuloaga dijo que el exgerente municipal amenazaba a la empresa OAS para conseguir el dinero. «Influía miedo para sus requerimientos», manifestó. OAS entregó 3 millones de dólares para la campaña contra la revocatoria y 4 millones para su reelección, a cambio de ser favorecida en la concesión del proyecto Línea Amarilla.

EL DATO

Efectivos PNP se portaron en forma matonesca para obstruir el paso de los reporteros que seguían a la camioneta que trasladaba a Villarán al penal de Chorrillos. Uno de ellos, el suboficial de 2da, D. Iquiapaza, roció con gas pimienta a los reporteros de El Comercio y Exitosa-Karibeña.

Nota Anterior

Capturan a policía junto su banda criminal ‘Los Hoteleros del Norte’

Siguiente Nota

Jorge Muñoz iniciará negociaciones para eliminar 'peajes de la corrupción'

Lo último de EDICIÓN IMPRESA