/

Daniel Alcides Carrión: Un verdadero héroe y el que no se robó ninguna vacuna

Daniel Alcides Carrión García, considerado como el “mártir de la medicina peruana”, gracias a su sacrificio y heroica acción.

Radio Karibeña
Actualizado el 25 febrero, 2021

El expresidente de la República Martín Vizcarra, su esposa Maribel Díaz y su hermano César Vizcarra forman parte del listado de 487 personas, entre funcionarios públicos y familiares, que recibieron la dosis de la vacuna, de la cual se realizaban ensayos clínicos.





El escándalo generó frustración en la población, y más aún al personal sanitario, aquellos que están en la primera línea de batalla frente al temible coronavirus que acecha el mundo.

Aquellos líderes políticos que se aprovecharon de sus privilegios y se aplicaron en secreto una candidata vacuna china, hoy –justamente- afrontan una minuciosa investigación.


Daniel Alcides Carrión

Este hecho sin igual contrasta la heroica decisión tomada por Daniel Alcides Carrión hace más de un siglo.

En 1875, la llamada “fiebre de La Oroya” fue una enfermedad endémica que principalmente golpeó en los países como Colombia, Ecuador o Perú, y cuyos síntomas era la aparición de verrugas por todo el cuerpo, su picazón, sangrado, palidez, fiebre, dolor articular, calambres y hasta el crecimiento de los ganglios linfáticos.

Este terrible mal azotó al Perú, mientras –en paralelo- tropas chilenas invadían el país. En su vocación de estudiante de medicina y como parte de investigación para el desarrollo de su tesis de bachiller, Daniel Alcides Carrión, se inoculó sangre contaminada con la bacteria Bartonella bacilliformis para contraer este mal, en aras de estudiar su desarrollo y evolución, es decir, él optó por la autoexperiencia, un método válido en esa época.

En 1885, doctores le practicaron cuatro inoculaciones. Los primeros síntomas de la enfermedad se presentaron 23 días después, mientras día a día tomaba apuntes de las reacciones de su cuerpo, hasta que cayó terriblemente enfermo y fue llevado al Hospital para recibir una transfusión sanguínea.

El 5 de octubre de 1885, Alcides Carrión a sus cortos 28 años de edad, falleció de una enfermedad que –en ese tiempo- no se pudo tratar adecuadamente. El reconocimiento para Daniel Alcides Carrión no es solamente porque se demostró que la Fiebre de la Oroya y la Verruga Peruana fueron la misma enfermedad, sino que motivó a otros doctores a continuar con la investigación del mal.

MIRA TAMBIÉN: “El estado no puede ni debe administrar las pensiones”

Intervienen a alcaldesa y funcionarios acusados de pertenecer a una banda criminal
Nota Anterior

Intervienen a alcaldesa y funcionarios acusados de pertenecer a banda criminal

Siguiente Nota

Con balazos, Policía intenta expulsar a ambulantes en Huacho

Lo último de ACTUALIDAD