Wendy Sulca, una reina veinteañera

Actualizado el 15 enero, 2017

POR: Verónica Rondón





FOTOS: César Campos

“El escenario no te tiene que ganar, tú tienes que ganarle al escena­rio”. Las palabras de don Franklin Sulca, padre de Wendy –quien falleció en un accidente automovilístico hace doce años– fueron su motiva­ción en sus inicios, cuando la entonces pequeña intér­prete de música folclórica tuvo miedo de subir a un escenario a conquistar al mundo con su melodiosa voz.


Solo tiene 20 años y la intérprete de ‘La tetita’ ha pasado por altas y bajas dentro y fuera del am­biente musical. Nunca la tuvo fácil pero ella sigue adelante.

-Hace poco lanzaste tu nueva canción ‘Me voy a enamorar’…

Sí, el videoclip lo grabé en Chile (en la cordillera El Embalse del Yeso), la filmación estuvo a cargo de Leonardo Medel, que fue quien grabó la película (‘Coach’) que protagonicé allá. Desde chiquita quise conocer la nieve y Leo me cumplió el sueño. Yo estaba maravillada, el escenario del videoclip era maravi­lloso. También lancé ‘La magia del amor’, una can­ción que se grabó en Lima y la producción se hizo en Argentina, y estoy muy contenta por la aceptación.

-Te iniciaste a los seis años de edad en la música, ¿crees que maduraste muy rápido?

En algunas cosas sí. Mi niñez no la viví al máximo y a veces me comporto como una chiquilla. A mis 20 años no hago cosas como otras chicas de mi edad. Cuando mis compa­ñeras de colegio cumplían 15 años, yo no iba a sus fiestas. Los contratos casi siempre eran los fines de semana en provincias. En esa etapa me fue bien con mi primer disco (como cantante de música andina), pero a la vez era difícil, pues debía ponerme al día en las clases.

SUS INICIOS

-¿Cómo te iniciaste en la música?

Tenía seis años. Con mi papá (que también fue artista) íbamos a fiestas donde él era conocido y me presentaba a sus amigos. Me presen­taba en locales pequeños, a veces no me aceptaban o cuando íbamos a un local me decían “ya, espérate un ratito” y yo cantaba a las tres de la madrugada. Era muy chica, pero quería estar ahí. Pero me daba cólera que no me dieran espacio para cantar más temprano y me quedaba dormida. Muchas veces mi mamá me despertó para cantar, pero ya en la madrugada no había nadie, todos estaban borrachos. A veces no nos pagaban y teníamos que regresar a mi casa caminando, car­gando con mis polleras.

-Entonces, gracias a tu padre hoy eres una cantan­te exitosa…

Sí, todo fue por mi papá. Él siempre practicaba en la casa con su arpa y traía a cantantes para ensayar. Una vez vino a mi casa una chica que era cantan­te, y cuando ensayaba le dije: “Tú cantas mal”, y me acuerdo que mi papá se molestó y me fui a mi cuarto. Mi mamá le dijo que me escuchara cantar, y ahí fue que me descubrieron. Al inicio, mi papá no quería porque sabe cómo es este mundo, pero luego me apo­yó porque sabía que me gustaba. Además, fui una de las primeras niñas que cantaba folclor. Mi sueño era conocer a Dina Páucar y Sonia Morales, y tuve la oportunidad de cantar con ellas.

-¿Qué es lo que extrañas de tu papá?

Muchas cosas. La primera vez que canté tenía muchos nervios, y yo quería bajar­me del escenario. Mi papá me dijo: “Si tú te bajas, no vas a volver a subir, el escenario no te tiene que ganar, tú tienes que ganarle al escenario”. Me quedé con eso, me dio fuerzas y la gente me aplaudió. Me hubiera gustado compartir con él todo lo que estoy logrando, las cosas lindas como viajar. Nos hace mucha falta, pero vamos a seguir adelante.

MALOS MOMENTOS

-¿Un momento de tu ca­rrera que te haya marcado?

Algo que me marcó mucho fue cuando nos robaron, y hasta hoy vivo con miedo. Mi mamá tra­baja haciendo peluches, y una de sus trabajadoras se fue del taller y dejó la puerta medio abierta, y ahí aprovecharon los ladrones. Cuando vi las ar­mas, me di cuenta de que eran delincuentes y grité fuerte. Me pusieron la pis­tola en la espalda y el cuchillo en el cuello, estaba en shock; nos tiraron al suelo y se llevaron todo el dinero de mis presentaciones, nos robaron todo. Luego nos volvieron a robar, y eso hizo que yo tenga miedo de salir a la calle.

-¿Si te hu­bieran invitado a par­ticipar en un programa reality, hubieras aceptado?

Sí me invitaron, pero no es mi estilo, además yo no soy muy deportista que digamos, me hubiera des­mayado en el primer juego (risas). Sobre todo porque hubo un tiempo en que estuve delicada. Tuve pro­blemas de la tiroides, había bajado mucho de peso, y justo me proponen ir a ‘El gran show’, pero tuve que negarme porque estaba mal. Luego me volvieron a invitar a otro reality, pero ya tenía cosas pactadas y no pude.

-¿Cómo está hoy tu salud?

Estoy regular. En ese en­tonces me hicieron varios exámenes para descartar el cáncer, hasta que me diagnosticaron un proble­ma con la tiroides. Hasta hoy tomo pastillas y voy a tener que hacerlo de por vida, por eso es importante che­quearse, porque si yo lo hubiese dejado, quizá me daba cáncer.

-¿Has pensado en seguir la carrera de actuación?

Creo que la música y la actua­ción van de la mano. Me gustaría meterme a un taller de actuación pero ahorita no, porque estoy acabando mi disco.

-¿Qué artistas tienes como referencia?

Lady Gaga, Madona, Shakira, Selena Quintanilla.

-¿Podemos decir que ‘La teti­ta’ fue tu trampolín a la fama?

Muchos piensan que solo fue con ‘La tetita’ y a partir de Youtube. A los ocho años me volví conocida a nivel nacio­nal en el ámbito folclórico. Después, a los 12 años, se me abrieron las puertas de la pren­sa y poco a poco conocí a otros artistas. Mi sueño era ser famosa a nivel nacional, pero no pensé en conocer a Tego Calderón, Fito Páez o Panda.

-¿Cómo deci­diste hacer fusiones?

Fue durante las giras en el extranjero. Unos producto­res argentinos me propusie­ron hacer covers, me dijeron para probar la canción de Madonna ‘Like a Virgin’. A la gente le gustó mucho, y en una semana llegué al millón de visitas (en Youtube), y me di cuenta que se me abría la puerta al pop. Fue como un renacer.

-¿Estás enamorada?

No me gusta hablar de eso. Quiero llevar mi carrera con perfil bajo. Además, estoy estudiando administración de empresas, y creo que voy tomando mis cosas más en serio, y se vienen novedades que ya verán.

-¿Extrañas tus polleras?

(Ríe) No es que no las extra­ñe, empecé haciendo covers, pero me di cuenta de que no quería ser igual que las demás. Quiero hacer folclor con electro, pero que con ritmos pop. Debo cultivar mis raíces. A la ropa que uso le pongo un poco de bordados andinos. Hace poco estuve en ‘The voice’ Chile, y grabé con un cantante muy conocido allá, llevé puesta una falda juvenil con detalles folclóricos, y a todo el mundo le gustó.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Nota Anterior

Fabiola Mantilla: “Roberto Martínez y yo somos muy felices”

Siguiente Nota

FOTOS | Se llevaron a Korina a sus casas

Lo último de ESPECTÁCULOS