Asesino de Nicoll Flores: «La maté porque se embarazó de otro»

Actualizado el 20 febrero, 2019

Tras degollar a la joven Nicoll Flores Cuya dentro de un hostal en Pueblo Libre, Juan Carlos Álvarez Infantas (23) viajó a Ica, donde se quiso matar y se rapó el cabello, pero luego de confesar su crimen a su familia, optó por regresar a Lima e internarse el último lunes en el hospital Nacional de Salud Mental Hideyo Noguchi. En este nosocomio, el feminicida admitió haber acabado con la muchacha. “Ella me engañó con alguien. Se embarazó de otro y la maté”, afirmó al personal que lo atendió.

“En su historia médica se señalaba que en Ica se autolesionó por lo que fue tratado de emergencia. Acá llegó estable, aduciendo tener problemas mentales”, refiere una fuente del hospital. Álvarez Infantas contó al personal que Nicoll habría abortado, “algo que él no perdonó junto a la infidelidad”.

Lo atrapan

Personal de Homicidios de la Dirincri, que le seguía los pasos desde el domingo, llegó al Noguchi para intervenirlo. Para los agentes, encontrarlo rapado del cabello, sería un indicativo de su intento por pasar desapercibido, una vez revelado su nombre como el principal sospechoso del asesinato.

Imágenes de las cámaras de seguridad del hotel ‘Pueblo Libre’, lo captan ingresando a la habitación con su víctima el último sábado, a las 10:25 am. Cincuenta y tres minutos después, ya con otra ropa, sin su mochila, Álvarez deja el lugar.

Robó ahorros

Según la familia de la víctima, el sujeto tenía planeado el crimen. “El lunes 11 de febrero llegó a la casa y dijo que iba a limpiarla. Luego nos dimos cuentas que quiso romper una foto con Nicoll. A nadie miraba a los ojos”, cuentan los deudos. Asimismo, denuncian que Álvarez le robó todos sus ahorros a la muchacha. “Nicoll viajó a Lima para sacar un título. Llevó buena cantidad de dinero. Tampoco se ha encontrado el celular. Ahí están las pruebas”.

Álvarez y la víctima habían terminado su relación antes de Navidad, pero en la quincena de enero la retomaron para sorpresa de todos.

El dato

Ante los agentes de Homicidios, el estudiante de Economía admitió el crimen de la joven chef. “Tuve un descontrol emocional. No me controlé y acabé con ella”, dijo. El sujeto buscaría quedar como una persona con problemas mentales para aminorar una condena.

Nota Anterior

Frustran asalto a agente bancario en Pueblo Libre

Siguiente Nota

César Villanueva: "Pongo manos al fuego por Vizcarra"