OPINIÓN | Esther Capuñay: «¡Basta ya de impunidad!»

Actualizado el 2 junio, 2017

En un país tan machista, tan poco apegado a cumplir la ley, donde vemos que los corruptos andan felices porque difícilmente caen, se está haciendo más común, y me duele tanto reconocerlo, que los agresores de mujeres, esos mismos que les juraron amor eterno para conquistarlas, esos mismos que a la primera cachetada contra su víctima respondieron que nunca más lo harían y suplicaron perdón, son los mismos que ahora con tanta facilidad las terminan atacando con salvajismo hasta dejarlas muertas en vida o simplemente muertas.

Y es que a pesar de que el feminicidio es un delito en el Perú según los artículos 107 del Código Penal, que lo sanciona con penas no menores de 15 años de cárcel y el 108-B que lo castiga con una pena superior a los 25 años de prisión, lo cierto es que no se sienten los resultados.

Tal vez lo más rescatable es que hay más mujeres valientes que se atreven a denunciar a esos salvajes, pero se siguen encontrando con la indiferencia de la mayoría de los policías de las comisarías, que se hacen los locos y las regresan a su casa cuando lo que tienen que hacer es cumplir con la ley y detener al agresor como mínimo e impedir que vuelva tras ellas.

En lo que del año, ya van 39 feminicidios perpetrados en el país. La mayor cantidad de víctimas tienen entre 18 y 35 años (30) y del total, 27 casos se cometieron en Lima. El 2016, hubo 124 tentativas de feminicidio y hubo 258 víctimas mortales. Este 2017, es probable que el número sea mayor.

¿Qué se necesita? No es que las mujeres andemos pidiendo igualdad de género por gusto, lo que buscamos, para empezar, es que se cumplan las leyes con igualdad para todos, sean hombres o mujeres. Nosotras tenemos derechos que cada vez son más pisoteados y la impunidad termina siendo el común denominador.

Recientemente, ONU Mujeres expresaba que es necesario que los Estados tomen medidas urgentes contra el feminicidio. Los exhorta a  aplicar las leyes para asegurar que los casos se investiguen con diligencia, que los culpables sean juzgados y que se ofrezca reparaciones justas a las víctimas o a sus familias. También, asegurar que las sobrevivientes tengan acceso a los servicios integrales necesarios y apoyo a largo plazo; fomentar cambios en las actitudes, creencias y comportamientos que aceptan o perpetúan la violencia; y prevenir la violencia antes de que suceda.

Para que la frase convertida en himno de lucha #niunamenos se cumpla, hay que exigir desde todos los ámbitos que el Estado haga cumplir la ley, se haga respetar el derecho que tenemos a vivir dignamente y que sí o sí y que si nos atrevemos a denunciar hay que salvar a las víctimas y no a los victimarios. Ya estamos hartas de ser tristes números de una lista de asesinadas por aquellos que dicen amarnos. ¡Basta ya!

 

 

 

Nota Anterior

Soldado romano no se resiste a la fiebre papillonera y esta foto lo demuestra

Siguiente Nota

Greysi Ortega se solidariza con Korina Rivadeneira

Lo último de ACTUALIDAD