/

OPINIÓN | Esther Capuñay: Las mujeres podemos cambiar el mundo

Actualizado el 10 marzo, 2017

Por Esther Capuñay

El miércoles se celebró el Día Internacional de la Mujer. Si bien en esta fecha se recuerda todo lo que las mujeres debemos enfrentar cada día para salir adelante, desde la negación de nuestros derechos hasta una larga cadena de abusos, hoy quiero ver el otro lado de la moneda y decirle a ustedes que juntas podemos cambiar el mundo.

Pero es obvio que nunca la hemos tenido fácil. Tampoco lo ha sido para aquellas que lucharon por la igualad de sus derechos laborales y que gracias a esa lucha las cosas han ido cambiando. Pero aun así, yo creo firmemente que nosotras tenemos que seguir adelante sin ayuda, porque nadie mejor que nosotras para progresar cuando la adversidad nos golpea más fuerte.

¡Y es que así somos las mujeres! En el último mensaje de ONU Mujeres se dice que “el empoderamiento de mujeres y niñas es la única forma de proteger sus derechos y garantizar que puedan alcanzar todo su potencial”. Y esa es la realidad, si queremos empoderarnos, lo que significa hacernos más fuertes, tenemos que seguir dando todo nuestro esfuerzo para salir adelante, y una de las formas de lograrlo es destacar en diversos campos, como en la política.

Basta con saber que son 188 congresistas mujeres elegidas a lo largo de la historia peruana, sin embargo, ese número debe ser más alto, al igual que nuestra intervención en los municipios, gobiernos regionales y entidades del Estado. Pero la única manera de lograrlo es preparándonos mucho más, seguir destacando en los campos en los que nos desenvolvemos y no tener miedo a jugárnosla cuando sentimos que el deber de intervenir nos llama.

Dice la ONU que si queremos crear economías más fuertes, lograr los objetivos de desarrollo y mejorar la calidad de vida de las mujeres, las familias y las comunidades, es fundamental empoderarnos para participar plenamente en la vida económica de todos sus sectores.

Yo también lo creo. Más allá de que esa desigualdad histórica entre hombres y mujeres, un lastre con el que debemos seguir luchando, no es la excusa para quedarnos de brazos cruzados esperando a que otros nos resuelvan las cosas. Nosotras no somos así. Ponemos el pecho, espíritu, corazón, garra y toda la fuerza de nuestro interior cuando hay que hacerlo.

Recordemos que en las últimas elecciones presidenciales, dos de los tres candidatos favoritos eran mujeres. El camino sigue siendo arduo, pero ¿quién dijo que tiene que ser fácil? Cada una de nosotras debe sumarse a esta lucha por empoderarnos. Ya verán que solo el cielo es el límite. ¡Arriba las mujeres!

Nota Anterior

Beto Ortiz está con roche

Siguiente Nota

Magaly Medina da con palo a Federico Salazar y este le responde así

Lo último de ACTUALIDAD